Inspecciones en andamios – qué necesitas saber

Inspecciones en andamios – qué necesitas saber

Una de las partes fundamentales que aseguran la máxima seguridad en cualquier tipo de construcción que se precie, es el uso de sistemas de andamios de calidad que aseguren los estándares de seguridad requeridos. De esta forma, ¿montamos un andamio y nos olvidamos de él? ¡Nada más lejos de la realidad! Independientemente de lo seguro que un sistema de andamios sea desde el punto de vista técnico, éste debe no sólo montarse de forma profesional sino también inspeccionarse de forma regular. En muchos países, la inspección del andamio realizada por una persona con conocimientos y experiencia para ello es obligatoria. Especialmente para aquellas nuevas empresas montadoras que pueden no tener claro desde un inicio qué reglas hay que tener en cuenta, hemos realizado una lista de cómo se debe llevar a cabo una inspección y qué aspectos deben observarse.

 

¿cuándo debe inspeccionarse un andamio?

Las inspecciones de andamio no son una tarea única, sino que deben producirse de manera regular durante la totalidad del tiempo de uso del mismo. Esto empieza con la primera inspección una vez se termina el montaje del andamio y antes de que se ponga a disposición del usuario. Esta tarea es lleva a cabo por una persona con las competencias adecuadas tanto de la parte montadora como de la parte usuaria final del andamio y siguiendo siempre las indicaciones establecidas en el manual de montaje del fabricante. Además, siguiendo las especificaciones que se establecen en el Real Decreto 2177/2004 el andamio debe ser revisado periódicamente y después de cada modificación. Existe una regla especial: después de inclemencias del tiempo tales como tormentas, fuerte lluvia o nevada, el andamio debe ser revisado.

 

¿quién puede realizar dicha inspección?

Este punto ya ha sido mencionado: siguiendo las indicaciones de los últimos estándares de seguridad, dichas inspecciones no pueden ser realizadas por cualquier persona. Se necesita una persona competente debidamente entrenada para tal fin. Pero, ¿qué quiere decir eso exactamente? En la mayoría de los casos, una persona está cualificada si cumple las siguientes condiciones:

  • tiene formación notable como montador de andamio o experiencia dentro del ámbito de la construcción
  • tiene experiencia en el montaje de andamios
  • están involucrados en una actividad ocupacional relevante de manera oportuna y han recibido la instrucción adecuada

Además, la persona cualificada para inspeccionar los andamios debe tener conocimiento sobre regulaciones referentes a la construcción. Esto incluye:

  • conocimientos de estática para evaluar el comportamiento de carga y la seguridad operativa del conjunto de andamio
  • conocimientos técnicos siempre actualizados mediante la participación regular en cursos de formación

Los requerimientos para la persona que realiza la inspección varían en función de la complejidad del andamio montado. Por ejemplo, formación adicional o educación complementaria puede ser requerida dependiendo de si el andamio necesita o no plan de montaje (R.D. 2177/2004)

 

¿Cómo funciona el proceso de inspección de un andamio?

Una vez elegida la persona que se encargará de dicha tarea, se deben revisar tres cosas en particular:

  1. que el andamio está montado siguiendo las especificaciones que el fabricante establece en el manual de montaje
  2. cualquier daño existente en el andamio en general
  3. la idoneidad y funcionalidad de las medidas de seguridad adoptadas

Para asegurarse que nada se pasa por alto durante la inspección del andamio, checklist como el siguiente son muy útiles. Con un listado de inspección de andamio puedes revisar punto por punto cada uno de los aspectos considerados imprescindibles. Por ejemplo, ¿es el suelo suficientemente resistente para soportar las cargas del andamio? ¿están montadas y fijadas correctamente las plataformas de acero de la plataforma de trabajo? ¿es la distancia a la pared en caso de andamios de fachada lo suficientemente pequeña? Puedes encontrar una visión general aquí. Los resultados de la inspección del andamio deben reportarse por escrito de forma que se formalice un documento que acepte las condiciones de montaje del mismo al final. Por último, la persona competente añade una tarjeta verde en el acceso al andamio que indica cuándo se ha realizado la inspección y que cumple las condiciones para ser usado.

 

 

¿qué más debemos tener en cuenta?

La inspección regular del andamio es una parte complicada dentro de las normas de seguridad y ayuda a que el trabajo se realice de forma segura. Además, cada usuario del andamio debe estar informado de lo siguiente:

  • no está permitido hacer ningún tipo de modificación estructural del andamio si no es la persona autorizada a tal fin
  • el andamio únicamente se puede usar una vez se ha realizado la inspección del mismo y se ha autorizado su uso.
  • No deben realizarse tareas tales como excavaciones en las inmediaciones del andamio puesto que pueden interferir en la estabilidad del mismo
  • Los accesos al andamio deben hacerse únicamente mediante el uso de escaleras diseñadas para tal fin

Volver

Comentarios

Añadir comentario

Por favor, suma 9 y 6.